slide 3

Noticias

El Club House UC es un espacio creado para nuestros Socios Generales.

En Código Marcial

  Valentina Faundez nov 14, 2017  0 Comentarios

Eduardo León es ingeniero civil, doctor en Economía del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y tiene su propia empresa. También es socio y desde hace un tiempo se vinculó al club desde una nueva arista al incorporarse como maestro del taller de Taekwondo. Él es un enamorado de esta disciplina, entrena todos los días exceptuando el domingo, tiene como mentor al gran maestro Chun y junto al instructor Víctor Jesam se encarga de traspasar sus vastos conocimientos sobre el arte marcial a niños, jóvenes y adultos en sus tres grandes pilares: lo deportivo, lo marcial y lo técnico.

¿Cómo fueron tus inicios en el Taekwondo?
El año 85´ empecé a practicar con el coreano Bruce Kim en Providencia con Antonio Varas. En ese tiempo iba al colegio, tenía 13 años y estaba más de moda el Karate. Yo estaba buscando un arte marcial y llegué por un amigo al Taekwondo. De inmediato me gustó porque el maestro coreano tenía un estilo holístico, muy místico en los entrenamientos.

¿Cómo ha sido tu trayectoria deportiva en el Taekwondo?
El año 91´ fui cinturón negro en primer grado, justo en la década de los noventa, una época buenísima para el Taekwondo, hubo harta difusión por los campeonatos. Recuerdo cuando estuve en la selección nacional y participé en el extranjero. Me fue bastante bien, gané en open con posibilidad en participar en los Panamericanos y tuve incursiones internacionales en tres campeonatos open resumido en Las Vegas, Colorado y Buenos Aires. Esos campeonatos son hoy en día el paso para las Olimpiadas.

¿Qué significó la transformación a cinturón negro?
Para mí, el cinturón negro es recién el comienzo, el principio. Ya han pasado 25 años y aún sigo practicando Taekwondo, así que es solo el comienzo de una etapa.

¿Qué es el Taekwondo para ti?
Nunca lo vi como un deporte, para mí es disciplina y si uno lo replica en la vida cotidiana sirve mucho. Todo lo que uno hace, los logros son en base a esfuerzo entonces siempre hay un constante esfuerzo, hay que motivarse. El Taekwondo es bueno para trazarse objetivos, porque no es gratis, es esfuerzo, sacrificio y estilo de vida.

¿Cómo has fomentando esta disciplina en tus hijos?
Tengo tres hijos y dos de ellos practican Taekwondo. Tienen 17 y 20 años, ambos son cinturón negro. Las artes marciales me han ayudado sobre todo en la disciplina porque me es más fácil dar instrucciones, las siguen marcialmente. Eso significa que hay un respeto por el grado mayor y la disciplina es respeto por el que te está enseñando.

¿Cómo nace tu vínculo con el taller que hoy se imparte en el Club House?
A raíz de mi señora, encontré que faltaba algo. Estaba el taller de Karate para niños y nosotros lo abrimos a papá e hijo. Podemos hacer practicar a todos, no está determinado por la edad.

¿Cómo evaluarías el taller?
Los papás están felices porque uno tiende a subestimar a los hijos y finalmente ellos impresionan, son capaces de demasiadas cosas. Los adultos están acostumbrados a recibir instrucciones, sin embargo los niños también entienden perfecto la disciplina y el respeto, es impresionante. Llegan, saludan a la bandera, luego saludan al maestro y a sus compañeros, siempre con respecto. Todos quieren lograr un objetivo, todos quieren ser cinturón negro, siempre está la idea de superación. En el fondo, el taller no te mide por superar al resto, es superación personal. No queremos que sean competitivos con sus compañeros, solo queremos que superen sus propias capacidades, porque para nosotros lo más importante no es ganar, es superarse a sí mismo. Acá la copa no significa nada, no te hace mejor ni peor persona. Estamos formando a niños y jóvenes respetuosos y a mí lo que me motiva es ayudar en el desarrollo a los niños y ver que ellos también se motivan. Es un esfuerzo físico no menor y en vez de jugar play están entrenando.

 

Comentarios
    El anuncio no tiene comentarios.
Comentarios

Publicar un comentario



Captcha Image